Cuando biología y geología se encuentran

La Biología y la Geología son ciencias que siempre irán de la mano. Pues no podría existir la una sin la otra. Por ello, hemos creído oportuno crear esta nueva sección, donde en cada publicación os iremos descubriendo ejemplos de las infinitas maneras en las que las dos disciplinas se entrelazan.



Biología y Geología: la combinacion perfecta.

Así que para estrenar la sección nos gustaría lanzar la siguiente cuestión. Desde siempre se ha pensado que son los organismos los que se han ido adaptando al ambiente a lo largo del tiempo. Es el pensamiento lógico, pues ¿cómo iba un insignificante bichillo a modelar la montaña, arroyo, valle que le rodea? 


No obstante, la ciencia ha ido descubriendo indicios de cómo, si no fuera por los seres vivos, las condiciones del planeta serían muy distintas. Por ejemplo, se cree que fueron unos antiquísimos microorganismos fotosintéticos los primeros encargados de convertir la atmósfera reductora y tóxica que rodeaba la Tierra en aquello que respiramos hoy en día.


¿Y cómo es esto posible? Pues debido a la infinidad de estrategias que tienen los microorganismos para poder crecer prácticamente con lo que sea y donde sea. Esto lo consiguen gracias a la gran variedad de tipos metabólicos: existen bacterias capaces de vivir en ausencia de oxígeno (anoxigénicas), de obtener energía de sustancias químicas (quimiótrofas) o de la luz del sol (fotótrofas), de digerir tanto compuestos orgánicos (organótrofas) como compuestos inorgánicos (litótrofas), incluso de vivir a altísimas temperaturas (llegando incluso a sobrevivir a los 120ºC). 


Por lo que gracias a las bacterias anoxigénicas, fotótrofas y litótrofas no nos estamos ahogando ahora mismo… Aunque, ¡¿quién sabe qué tipo de seres vivos hubieran evolucionado en esas condiciones?!

Fundada 2017.

© EKOBIDEAK 2020.